sábado, 30 de mayo de 2015

Araguaney voz de oro Chrisantha de mi tierra seca


  
Décimas al Araguaney


Que el viento lleve estos versos

a quien me quiera escuchar

son rimas  que van a honrar

por los confines diversos

de la flora a un excelso

que vino a imponer su ley.

Su nombre es araguaney

es el árbol nacional

con sus flores sin igual

se engalana como un rey



Árbol de regio portento

en montes pueblo y sabana

mi voz a ti te declama

con desmedido embeleso.

Juega en tus ramas el viento

regando como semillas

bellas flores amarillas

que denotan  tu belleza

eres madera certeza

de la flora maravilla.



El mes de abril te engalana

y mayo te ratifica

la vista tu dulcificas

con tus flores soberanas.

El viento esparce livianas

Amarillas como el oro

tus flores son el tesoro

que te muestran cual galante

altivo y recio estandarte

Araguaney te valoro.



Estos versos lisonjeros

nacieron de mi intelecto

te brindo mi dulce afecto

mi bohemio caballero.

Hasta pronto yo te espero

Junto con Leonel Marín

él traerá en su maletín

décimas de un galerón

de su propia inspiración

para un amigo sinfín.
 Daniel Ruiz Correa Upata mayo 2015

El araguaney, nuestro impresionante árbol nacional, en la ciudad de Upata ha sido plantado como especie ornamental, sobre todo por su repentina, maravillosa pero muy breve floración, que suele coincidir con los meses más duros del verano o sequía. Al igual que su pariente cercano, su primo el apamate, este árbol no da sombra de calidad, ya que su copa no es tan profusa tupida como la del mango o el samán o el caro. Tampoco tiene frutos o semillas comestibles para los humanos, no se le da un generalizado uso medicional, y su madera aunque excelente y pesada, dura, y en otros tiempos trabajada artesanalmente, hoy no está permitido legalmente su aserrío, ya que está vedada su tala o corte, debido a su condición de árbol nacional.
 Aunque algunos pocos ejemplares adelantan su floración a finales de febrero, lo normal es que ella ocurra en meses de marzo abril y ocasionalmente en mayo, Sin duda es espectacular el araguaney cuando luego de quedar sin hojas como especie de hojas caducas, despliega sus flores amarillas, brillosas, acampanadas, agrupadas, en una sinfonía amarilla no superada por otro árbol del trópico americano. Lamentablemente esta floración es fugaz, apenas dura de tres a cuatro días, ya que al poco tiempo de brotar sus pétalos caen y se riegan por el suelo.

 Distribución en Upata
Los araguaney que se exhiben en las áreas urbanas de Upata, en su mayoría son muy jóvenes o de madurez no tan prolangada, no poseen un tamaño tan elevado como el que suelen tener en estado silvestre en las zonas de bosques secos caducifolios que se esparraman desde el valle del Yocoima, donde abundan y se muestran en todo su esplendor, alcanzado en ocasiones hasta casi 15 metros de altura. Vistosos araguaneyes se observan en sectores como la vía Manganeso, ejemplares aislados en las serranías del Toro, otros destacan en las colinas, cerros y llanuras de Santa Rosa, igualmente en las tierras cálidas del Norte de Upata, entre Altagracia, El Valle, Buen Retiro, Mundo Nuevo, Los Rosos y Monte Ralo. 
El Araguaney es un árbol autóctono perteneciente a la familia de las Bignoneáceas.  Su nombre científico es Tabebuia chrysantha. Tabebuia es un vocablo de origen indígena (Caribe), que conforma un género muy difundido en los bosques secos y húmedos del trópico venezolano y de gran parte de la América Meridional. Chrysantha a su vez es palabra proveniente del griego que significa “voz de oro”. Así, el Araguaney es la “voz de oro” que representa la flora venezolana. No obstante debido a que sus flores son muy parecidas y además se despliegan en todo su esplendor en la misma época del año, se le suele confundir con otras especies del mismo género, como el puy, entre otras. También al araguaney se le conoce con los nombres de Acapro, Curarí, Araguán o Cañada y Flor Amarilla.
Descripción del araguaney

El araguaney es un árbol de mediano tamaño, su altura oscila entre 6 y 15 metros; su tronco es recto, cilíndrico y de unos 60 centímetros de diámetro. Puede crecer derecho o torcido, en bosques de ambientes secos, en bordes de sabanas, valles o lomas áridas, hasta alturas de 1.200 metros.

La madera del araguaney está entre las más duras del trópico americano, ya que si se lanza al agua un pedazo, éste se hunde como una roca. Se ha usado para postes y también como durmientes para los rieles de los ferrocarriles. Se distingue por una floración masiva, que se presenta fulgurante luego de botar sus hojas por la sequía.

La floración de la especie en estado silvestre se da manera sincronizada sobre todo después de alguna esporádica lluvia en la temporada de sequía. Esta floración masiva es muy atractiva para las distintas abejas que las polinizan y para los tucusitos y otros pájaros que le roban el néctar. Las semillas están maduras al comenzar las lluvias, lo que permite su germinación y la propagación de la especie, que por cierto es muy abundante en toda Venezuela, sobre todo en sus tierras bajas, secas, en los llanos y en los valles de la Cordillera de la Costa, región zuliana, depresiones de Lara Falcón, por lo que tiene bien ganada su condición de árbol nacional.

 Plaza Bolívar de Upata ya no tiene araguaney
 El pequeñito y bien admirado araguaney de la Plaza Bolívar, que todos los años nos regalaba su esplendido espectáculo amarillo, fue talado exterminado, lo que nos privó de su floración anual. De allí la necesidad de que las instituciones educativas, la Alcaldía o el Ministerio del Ambiente, se ocupen muy pronto de plantar varios ejemplares de este árbol nacional, que actualmente está ausente de nuestro plaza principal, y que a pesar de su belleza, significación cultural, no ha sido plantado con la frecuencia y en las cantidades que se esperarían para una planta que ha sido declarada como Arbol Nacional de Venezuel.
Entre los araguaneyes visibles en Upata tenemos varios ejemplares en las plazas Piar, en la plazoleta del urbanismo Manuel Piar, en la plaza Miranda, avenida Valmore Rodriguez, escuela Simón Rodríguez, entre otros.