jueves, 29 de enero de 2015

Arboles de Upata I: Acacia Flamboyán o Josefina

Flores en racimo del flamboyán, un regalo de Madagascar Africa para el mundo, en Upata todavía se pueden observar agrupados en áreas verdes de escuelas, instituciones públicas y algunas calles y avenidas de la ciudad.
Flamboyanes en flor, en la calle Union de Upata, hermoso contraste entre el verde intenso y el rojo naranja de sus pequeña flores agrupadas en racimo.
Poor lo avanzado de su ciclo vital, el descuido y la falta de tratamiento fitosanitario, las coloridadas Josefinas o flamboyán de Upata, denominadas científicamente Denolix regia, ya no lucen sino tímidamente su hermoso traje rojo naranja. Insectos, comejenes, bachacos, han atacado sus tallos, raíces, y ramas; no obstante algunas sobreviven en áreas verdes del Hospital Gervasio Vera Custodio, en la Av Humboldt, algunas escuelas y zonas rurales cercanas a la ciudad. A pesar de ser un árbol exótico nativo de Africa constituye una especie ampliamente sembrada en Upata, sobre todo a mediados del siglo XX, que todavía forma parte esencial de su paisajismo ornamental. Con esta referncia a la también denominada "acacia", iniciamos esta sección de nuestro blog dedicada a destacar los árboles ornamentales del Valle del Yocoima.
Delonix regia regalo de la naturaleza
El nombre científico de esta especie muy utilizada como árbol ornamental en parques, jardines y avenidas, es Delonix regia, también la identifican como Flamboyant o flamboyán, acacia o josefina en Venezuela.  En América Central se lo conoce como Malinche. En Argentina y Paraguay como chivato. En Colombia y Honduras, se lo llama Acacia roja; en El Salvador y noroeste de México es conocido por "árbol de fuego" En República Dominicana, Cuba, Puerto Rico, en el sureste de México y Canarias se le llama flamboyán. En el centro de México se le llama tabachin. 
El Delonix regia es uno de los árboles más coloridos del mundo.  Tiene flores rojo anaranjadas y follaje verde brillante. Es originario de los bosques caducifolios en Madagascar, en donde está en peligro de extinción. No obstante, sus semejantes cultivados están extendidos en varias partes del mundo. Además de su uso ornamental, también sirve de sombra en los lugares soleados porque su follaje se extiende ampliamente.

Descripción del flamboyán
Este árbol originario del Africa se adaptó sin problemas en nuestra ciudad de Upata y en toda Venezuela, sobre todo en sus tierras bajas y cálidas. En condiciones ideales adquiere un follaje y una copa muy extendida, que lo convierte en un árbol excelente para la sombra, igualmente cuando florece adquiere un atractivo muy especial debido a la belleza de sus pétalos, que son de un rojo naranja muy brillante a la luz del trópico. 
El flamboyán tiene un tronco marrón claro no recto sino sinuoso, hojas pequeñas, flor rojiza pequeña, muy llamativa, agrupada en racimos. Por cierto en las correrías infantiles allá en la Upata semi rural los niños solían arrancar algunas flores antes de brotar de su capullo o sépalo, y las utilizaban en una especie de batalla entre dos, en la cual los estambres eran los protagonistas. Cada niño sostenía los pequeños estambres, los entrelazaban uno contra otro, en un abrazo floral, sometiéndolos a tensión, hasta que uno de ellos perdía su antera, por supuesto el reto lo ganaba el niño que más estambres conservaba intactos.
Originario de Madagascar Africa
Este árbol exótico proviene de la isla africana de Madagascar, pero está ampliamente distribuido en el mundo, como especie ornamental. Abunda en el tropico y en las regiones subtropicales. Se ha aclimatado bien en nuestras tierras calientes, pero sufre con frecuencia el ataque de termitas, comejenes y bachacos, que construyen en sus cercanías sus cuevas o refugios, y afectan su normal desarrollo y la estabilidad del suelo que le da soporte.
Flamboyán con sus largas vainas en un patio de Upata
Semillas y vaina
Las semillas de esta especie se agrupan en una vaina de unos 50 cms, que primero es verde, luego marrón oscura, las cuales son muy duras y difíciles de abrir,  aplanadas y largas. Los niños en nuestra ciudad utilizaban esta vaina ampliamente como arma de combate en sus juegos infantiles. Duelos memorables, ruidosos y al ritmo de maracas eran usuales en las cercanías de estos árboles, cada vez más escasos y menos plantados en Upata, debido a que sus raices superficiales suelen generan daños en las estructuras, y sus ramas y tallos atraen toda clase de insectos sociales en colonias enormes. 
El flamboyán en Upata
En Upata fue plantado prodigiosamente durante las décadas de los 50 hasta los 70, pero desde los 80 ha ido disminuyendo su presencia en la ciudad, a pesar de su hermosa floración, porque afectan pisos, pavimentos, cercas y suelen representar un peligro cuando sus ramas son atacados por insectos. A pesar de todo quedan ejemplares maduros y de mediano porte en las áreas verdes del Hospital Gervasio Vera, en la Av Humbolt, en algunas escuelas, en las calles Monagas, Unión y otros individuos aislados en los barrios periféricos y zonas campesinas, donde se le sembró con frecuencia.
Características de la especie
En Wikipedia se describe el flamboyán  como una especie que "alcanza una altura media de unos 8 metros, aunque puede llegar hasta los 12 m. Su follaje es denso y muy extendido, en zonas con temporadas secas muy marcadas pierde las hojas, sin embargo, en condiciones menos rigurosas éstas son perennes.
Las flores son grandes, con cuatro pétalos hasta de 8 cm de longitud y un quinto pétalo llamado estandarte, que es más largo y manchado de amarillo y blanco. Las vainas maduras primero son verdes luego leñosas, de color castaño oscuro, de 60 cm de longitud y 5 cm de ancho. Las semillas son pequeñas y pesan alrededor de 0,4 gramos. Las hojas miden de 30 a 50 cm de largo, cada una tiene de 20 a 40 pares de foliolos primarios compuestos, pinnados,  y cada uno de éstos está dividido a su vez en 10 a 20 pares de foliolos secundarios".
Anexamos Poema al Flamboyán, de la autoría del profesor Daniel Ruiz Correa. 

ACACIA FLAMBOYAN
 
Flamboyán vistes  los días de rojo naranja
y abrevas de sombras
el sopor de unos pasos,
árbol de fuego, tabachin.
El viento  toca sonajas entre tus ramajes
evocando tropelías infantiles.
Aún es posible observarlos
por esas calles
polvorientas de años,
y se advienen recuerdos
de una infancia
con su  jolgorio
de espadas:
serpenteando
el insondable espacio
de nuestra barriada.
Peleas de gallitos
con tus estambres
Faena lúdica para compartir
Y umbilicarnos a esos días
cuando valía la pena llamarse hermanos.
Delonix regia, regio tu`nombre Flamboyán
Acaso Acacia Aún Aguardas  Ansias
Josefina también te  nombran
En ti se abrazan el verde
color de la tierra productiva
y el rojo que levanta el ánimo
Para ofrendar al cielo
su manojo de sépalos.
Silencioso árbol de fuego
Ave Fénix te llamó Montejo
Señorial inmigrante
Permiteme a golpe de tambor ancestral
Invocar aquellas, las horas buenas
Que bajo tu sombra soliamos pasar:
Katanketanka Flamboyán
Katanketanka Tabachin
 
DANIEL RUIZ CORREA

1 comentario:

Anónimo dijo...

Te felicito hermano por este maravilloso trabajo sobre los árboles de nuestra querida ciudad de Upata, apenas estas comenzando. Gracias por permitirme ser parte de esta hermosa aventura con el añadido de un poema, por árbol. En tu correo está el poema.
Te reitero las felicitaciones.

daniel Ruiz