domingo, 1 de febrero de 2015

Aceite Copaiba árbol prodigioso de nuestras sabanas guayanesas


Aceite en la vía Laguna Larga Unión 2000 en las sabanas al Este y Sureste de Upata, en el valle del Yocoima, allí es abundante, este árbol cuyo nombre científico es "Copaifera officinalis" crece indistintamente aislado, agrupado o en las riberas de caños, donde forma parte de los bosques de galería.
ACEITE COPAIBA

Por ese camino que espera
viejos caminantes

Y que aún dormita bajo las piedras

Se va a laguna larga.

De ella  queda su  larga arena

Que el viento esparce junto con su tristeza.

La llora un altivo árbol de aceite

Antiguo compañero  de andanzas

Que solía esperarnos

Con la eterna  paciencia

Que prodiga el sosiego.

Árbol generoso, que esparce sus ramas

Ofrendando su abrazo al cielo

Cobijas  esos días cuando las frutas

Llevan su verano por dentro.

Árbol sincero, te muestras tal cual  eres

No hay nada oculto entre tus ramajes

Tu honestidad  se esparce en tu tronco

Cuya Desnudez  chamanica

Atesora la buena medicina

Que cura el alma del conjuro.

Árbol de caños, hojas peremnes

Franja verde

Que anuncian agua

Árbol de sombra

Que regalas tu verdor

Cuando la aridez del suelo

Converge a tardes silenciosas

Y apacibles de sed. 
Daniel Ruiz Correa

Aceite en un conuco de Santa María de Upata
El Aceite o Copaiba "Copaifera officinalis", uno de nuestros árboles nativos más espectaculares, es típico de las sabanas guayanesas, llanos occidentales, Oriente del país y tierras bajas de la cuenca del lago de Maracaibo. En nuestra ciudad de Upata y su zona circundante alterna con los chaparrales y vegetación herbacea, sobre todo en terrenos arenosos y franco arenosos, de mayor fertilidad superficial y con mayor retención de humedad. Es una especie muy abundante en los hatos de Upata localizados en la vía a Guasipati, Santa María, El Piso, Matajey, llanura del Guanaraparo, Villa Lola, vía Mata Verde El Palmar, y en toda la cuenca media del río Yuruari en la zona de Carichapo, La Matica, Tierra Blanca vía Guacamayo,  Santa Bárbara, en algunos parajes de la vía a El Manteco y en la planicie de Santa Rosa. 
En las tierras más al Norte de la Villa del Yocoima, estribaciones de Imataca, Piacoa, llanuras de El Valle, Mundo Nuevo, Buen Retiro, Los Rosos, Sucutum, macizos colinosos del Norte del municipio Piar, el aceite no abunda tanto como en las tierras más al Sur de Upata.

Aceite y su corteza el currucay
Del aceite siempre hemos admirado su corteza crema a marrón claro, sus pequeñas pero vistosas hojas verdes perennes, su porte tan definido regular, que en plena sequía es un regalo a la vista y excelente como árbol de sombra.
La corteza del aceite o copaiba ya seca, desprendida, se conoce en el estado Bolívar con el nombre de “Currucay”. En su libro de relatos "Leyendas del Caroní" el guariqueño Celestino Pereza, escritor y gobernador de Guayana en tiempos de Gómez, revela que esta palabra es un guayanismo, y hace referencia a la corteza como una fibra fácil de extraer de forma alargada. Esta fibra resulta ideal para amarrar encañizados, porque no sufre daño por los aceites que contiene. Igualmente cuando el campesino reconoce su valor medicinal le suele dar muy buen uso a esta corteza. 
Por cierto uno de los pueblos de misión del Caroní, fundado por los padres capuchinos catalanes en el siglo XVIII se llamó precisamente Currucay, propiamente Santa Magdalena de Currucay, esa toponimia hoy ausente, hace referencia a una localidad fundada en la margen izquierda del río Paragua, en las cercanías de la villa de españoles Barceloneta, hoy ciudad de La Paragua, al Sur de Ciudad Piar.
Aceite joven, a un costado de la vía El Salto en Santa María
Silvestre y abundante
En Upata, en sus áreas urbanas no hay ejemplares de Copaiba sembrados. No obstante son notables por el contraste visual que provocan, los frondosos aceites de El Guamito vía Los Coloraditos, donde generan buena sombra. Otros ejemplares  famosos tenían como hábitat las riberas del caño Laguna Larga, lamentablemente enfermos por la invasión de su hábitat silvestre y el deterioro de la franja protectora del río Yocoima.
El aceite, cuando se agrupa, crea machas de verde en la sabana, muy atractivas para la contemplación y excelentes para que el ganado las utilicen como espacio de descanso y protección ante el inclemente Sol de Guayana. 
En la vía a Guasipati desde el valle del Yocoima, pasando por las llanuras del Yuruari, el aceite sobresale junto al algarrobo, los carutos, los caros y el camaracate, como uno de los árboles más resistentes en el duro verano. En estos parajes cálidos es notable su porte siempre verde, de un tono claro, en contraste con su corteza clara, su copa bien estructurada, que resalta en la inmensidad de las llanuras donde se desarrolla, por lo general en las cercanías de cursos de agua, donde forma parte de los bosques de galería. Aunque también suele crecer en terrenos menos húmedos, por su capacidad para retener el agua en esos arenosos suelos. 
Necesario incentivar su siembra o plantación
Lamentablemente y a pesar de sus bondades como especie de sombra, y admirable porte, el aceite no ha sido valorado positivamente como árbol ornamental en la ciudad de Upata, ya que no han incluido dentro de los programas de reforestación o en el paisajismo de nuestros parques y jardines urbanos. Sería deseable en este sentido que los expertos botánicos, campesinos y planificadores evalúen la posibilidad de incluirlo dentro de los programas de ornamentación, más aún cuando se trata de una especie nativa, patrimonio vegetal de nuestro municipio Piar y Guayana, digna de ser tomada en consideración, en nuestro paisajismo urbano, sobre todo en parques y plazas, islas de avenidas y áreas verdes. Esta especie además puede ser revalorizada por su valor económico potencial, ya que el aceite o bálsamo de copaima, contiene principios activos y sustancias químicas industrializables, posee propiedades como combustible, y como materia prima farmaceútica y cosmética, para lo cual se debe incrementar la investigación aplicada sobre este árbol que constituye sin duda uno de los patrimonios fundamentales de nuestra floresta autóctona.


Información básica sobre el aceite o capaiba

Aceites en una casa abandonada  en la ruta hacia El Manteco
El Aceite Copaiba, o "Copaifera officinalis", es un árbol que crece sobre todo en las sabanas de Venezuela, Colombia, Panamá, Brasil e incluso en algunas islas del Caribe. Es una especie fanerógama perteneciente a la familia de las fabáceas,  natural de los bosques deciduos de la cuenca del Amazonas, el Orinoco y Cuyuní. Alcanza en su madurez entre los 10 y los 25 metros de altura con tronco de 50 cm de diámetro y poco ramificado. Sus hojas son de color verde y pinnadas a pares. Las flores son de color blanco que se agrupan en racimos terminales. El fruto es una legumbre con una sola semilla.
Se los conoce popularmente como aceite, también por su nombre científico  copaiba, o se le llama además aceite de palo, árbol del aceite, copai o copaibí. El árbol en la zona occidental de Venezuela lo nombran cabima o cabimo,  de hecho debido a la abundancia de este árbol en un sector rural cercano a la ciudad más poblada de la Costa Oriental del lago de Maracaibo ésta fue bautizada como Cabima.
Propiedades medicinales del aceite
Los botánicos y especialistas en medicina natural destacan que el aceite ha sido utilizado desde hace mucho tiempo por los nativos de las regiones de nuestra Amazonia. Particularmente hacen referencia a que el bálsamo de copaiba contiene un aceite esencial y una resina, cuyo principio activo es el ácido copaibico, que se elimina por los riñones y actúa como antiséptico y anti-inflamatorio de las mucosas genitales y urinarias. Tradicionalmente lo consideran muy eficaz contra las blenorragias no crónicas. Se utiliza también en perfumería, jabones, cremas, burbujas de baño, y lociones. En la medicina tradicional es utilizado como cicatrizante de heridas y úlceras cutáneas, combate la amigdalitis, cáncer, herpes, hipotensor, inflamaciones, cistitis, micosis dérmica, sarna, tos, bronquitis crónica, ssma, úlceras estomacales, venéreas (leucorrea), dolor de oído, Psoriasis, hemorroides,antiartrítico, y para apaciguar los dolores musculares.
Arbol ornamental
En su libro "Los Arboles de Caracas" el biólogo Jesús Hoyos propone la necesidad de utilizar la copaiba como árbol ornamental debido a su porte esbelto, su copa tendida, su resistencia al verano y los suelos pobres. A esta especie la describe como una Leguminosae, de la subfamilia de las caesalpinioideae.
Destaca igualmente en su libro que el aceite, es un árbol de raíces profundas, crecimiento lento, vida larga, resistente al ardiente verano de los llanos y zonas semiáridas, bosques deciduos,  su floración se da a principios de la temporada de lluvias y en el mes de septiembre produce abundantes semillas. 
En relación con el aceite de la copaiba agrega Hoyo que éste "se extrae de su tallo, donde circula por venas internas, donde se acumulan por árbol adulto hasta 50 kilogramos de este bálsamo, el cual se obtiene mediante una abertura en su tronco, que luego de la primera recolecta del líquido es cerrada con un tapón y luego reabierta para proseguir con la obtención de este aceite en cada creciente de Luna".

4 comentarios:

Luis Pocovi dijo...

Estimado Alfredo. Excelente articulo. Vivo en Cumaná y necesito ubicar un poco de aceite de palo (Copaiba) para un medicamento. Será posible me ayude para saber donde adquirirlo?. Agradecido.

CopaibaVenezuela dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
CopaibaVenezuela dijo...

El aceite de copaiba, tea tree oil o aceite de palo, es un producto natural originario de las selvas amazónicas, tiene aplicaciones vía oral, uso tópico directo, en lavados y en baños de asiento. Sus propiedades curativas ayudan a equilibrar y mejorar todos los sistemas del cuerpo humano, además de esto tiene grandes beneficios para la piel, combate afecciones en la piel, le da mejor brillo y color. Es astringente, antiséptico, cicatrizante, analgesico, antinflamatorio y Antibiotico Natural.
Sirve para combatir, curar y mejorar: Heridas (golpes, cortadas, hinchazón, picaduras, quemaduras) psoriasis, sarna, úlceras, Abscesos, hemorroides, hongos en uñas y en la piel, enfermedades venereas (herpes, sífilis, gonorrea, blenorragia o gonococia), laxante, afecciones en la garganta como amigdalitis; Expectorante, asma, bronquitis, sinusitis; hipertensión, próstata, tétano, riñones, dolor de oído, tumores, lubrica venas y arterias, se utiliza en recuperación de pacientes con accidentes cerebrovasculares, reumatismo, urticaria, tos ferina, disentería, incontinencia de la orina, entre otras…
El aceite de copaiba también sirve para mejorar el aspecto desigual de la piel con estrías o celulitis, porque estimula la síntesis de colágeno.
Es importante destacar que uno de los sistemas del cuerpo es el sistema reproductivo y funciona en ambos sexos, equilibrando y lubricando, mejora su funcionamiento y produce apetito sexual debido a sus mejoras.
Somos vendedores al mayor y detal de este aceite en Venezuela, para información correo copaibaVenezuela@gmail.com

Nubia Silva dijo...

hola buen dia mi hijo es asmatico desde que nacio y me recomendaron ese aceite y de echo mucho tiempo se lo dia a tomar a mi hijo y es muy bueno pero lamentabletese me acabo sera posible contactarme para poder adquirirlo nuevamente vivo en caracas muchas gracias