lunes, 16 de febrero de 2015

El almendrón árbol de nuestra infancia upatense

Juvenil árbol de almendrón en un patio de la calle Beneficiencia de Upata
Hojas verdes del almendrón
El Almendrón “Terminalia capatta” constituye una de las especies de árboles exóticas más plantadas en Upata, a tal punto de que era común verlos frondosos en los frentes de las casas, en patios y sitios públicos, debido a que se adaptó fácilmente a nuestro clima tropical, y al hecho de poseer una copa tipo paragua propicia para apaciguar el calor, bajo cuyas ramas las familias solían concentrarse en tertulias o juegos de mesa.  
A pesar de estas virtudes, de su excelente sombra, el almendrón progresivamente ha sido abandonado en los programas de siembra de especies ornamentales en Upata, y cada vez menos familias lo escogen para este propósito. 


Sombra y frutos
En las décadas de los 60 y 70 del siglo pasado en Upata fue muy plantado como árbol de sombra, incluso para aprovechar sus frutos, apreciado por los muchachos. Estos frutos se consumían frescos cuando maduraba su finísima pulpa, que pasaba del agrío a un sabor ligeramente dulce,  iguamente era aprovechada la única nuez de semilla o “pepa”, ubicada en su endocarpio, que es comestible debido a su sabor y textura semejante a una almendra.
No obstante estas bondades el almendrón tiene la particularidad de atraer muchos insectos, sobre todo hormigas y “peorros”, esta cualidad provocó que muchas familias optaran por descartarlo como árbol de sombra. 

Frutos verdes en un árbol de Santo Domingo II
Se han reducido pero siguen presentes en zonas como Santo Domingo
En la ciudad y sobre todo en urbanizaciones, tal es el caso de Bicentenario, los otrora abundantes almendrones han sido sistemáticamente exterminados en jardines y patios de las viviendas unifamiliares, a pesar de su belleza y sombra, ya que al crecer y desarrollar todo su esplendor afectaban paredes y pisos y se enredaban con el cableado eléctrico. Es decir por la poca extensión de los terrenos familiares y ante la práctica común de la ampliación de las viviendas este árbol ha sido sistemáticamente podado o talado, por lo que cada vez es menos abundante en la ciudad de Upata, de hecho ya los niños y jóvenes no lo identifican o valoran como en otros tiempos, cuando formaba parte de la experiencia cotidiana y los juegos de infancia.
A pesar de que decenas de almendrones adultos han sido exterminados en el valle del Yocoima todavía encontramos árboles jóvenes y adultos en algunos callejones del  Casco Central, La Antena, avenida Valmore Rodríguez, y  muchos barrios de la periferia urbana, debido a la facilidad de su siembra. Particularmente en el sector Santo Domingo de la ciudad, al noreste de su casco central el almendrón sigue siendo junto al mango la especie de árbol más plantada. 

Insertamos en esta sección el Poema al Almendrón, canto en verso a este prodigio de la naturaleza, cuyo autor es nuestro hermano el profesor matemático y poeta Daniel Ruiz Correa: 

Señor  Almendrón
Viejo repartidor de golosinas
¿Que ha sido de usted?
Se le ve muy poco
Por esos lugares  donde solía pernotar.

Hubo un tiempo de esplendor para usted
Era extraño, no tropezarnos  por esas calles infinitas  de mi barrio.

Solidario señor, que solías esperarnos
Con tu paragua de hojas
Para brindarnos el refrescante
Instante de sombra que dormitaba
Bajo tus pies.
Siempre generoso,  ofrendabas tu fruto:
Esparcida golosina que alfombraba
de besos  al suelo.
Tu pepa seca era un cofrecito
Que atesoraba la oblonga y exquisita almendra
Que llenó de regocijo
Esos días lúdicos
Que aún permanecen en mi memoria.

Árbol generoso de Upata y sus confines
Te menciono lleno de tristeza
Presente en los tiempos de mi infancia
Ausente en tiempo del ahora.
¿Que ha sido de ti?

Saldré junto con Juan
A recorrer las calles de mi pueblo
A buscarte en el silencio largo de las horas
Con una bolsa y una piedra
Como en aquellos  días

En algún recóndito lugar
En esas calles polvorientas
Se que habitas
Desterrado de esta selva de concreto
Aún reposas, viejo hidalgo
Quijotesco caballero con paragua
Allí iremos a conversar con tu silencio
A revivir antiguos ritos callejeros
No importa que una hormiga candelita
Nos reciba con ardoroso frenesí
Y un peorro nos recuerde
Que los amigos son para siempre
Como la generosa lealtad
Que nos prodiga un árbol
Aunque tenga que morir en soledad.

DANIEL RUIZ CORREA


Hojas con sus pequeñas flores sin pétalos
Otro regalo del Asia
El Terminalia catappa, pertenciente a la familia de las combretáceas, es un árbol nativo de la India, Ceilán, Malasia y Nueva Guinea,  pero por sus cualidades y facilidad de adaptación a otras zonas tropicales ha sido ampliamente extendido como especie exótica ornamental en América, Afrìca, incluso al Sur de Europa. 

En su libro “Árboles Cultivados de Venezuela” el botánico y biólogo Jesús Hoyo describe al almendrón como un árbol común en las zonas calidas de Venezuela, que se ha adaptado incluso en las áreas litorales, debido a su capacidad para reproducirse y desarrollarse en suelos arenosos y ambientes salinos, igualmente destaca que es una especie de fácil siembra por semillas, de rápido crecimiento, hojas grandes ovaladas y alternas, flores blanco verdosas pequeñas,  raices superficiales y  duración mediana, cuyas hojas pasan del verde al marrón y rojo oscuro”. 
Almendrón en fundo San Marcos cambiando sus hojas
 Descripción
El almendrón alcanza alturas entre 5 y 20 metros muy ocasionalmente, en Upata los ejemplares más desarrollados no llegaban a los 10 metros,  sus ramas crecen horizontalmente como pisos vegetales superpuestos, lo que le da su típica forma de paragua. Sus hojas contiene taninos, su madera dura, de grano fino, marrón oscura, no es comercial por la facilidad con que es atacada por termitas, aunque en zonas rurales se aprovecha. Su almendro interior de sabor suave es consumido fresco o asado, para extraerlo había que golpear con una piedra el fruto seco desprovisto de corteza y pulpa, tarea que de niño realizabamos en el pavimento o sobre las aceras. Su género Terminalia hace referencia al hecho de que sus grandes hojas se desarrollan en la zona terminal de sus ramas, es una palabra que proviene del latín “terminus”.
Propiedades Alimenticias
Sobre las propiedades alimenticias del almendrón tenemos un interesante trabajo de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Los Andes, denominado "Valor nutricional de la semilla del almendrón", publicado en la revista de la Facultad de Farmacia de ULA en el año 2005,  que destaca precisamente los valores nutricionales de este árbol muy estudiado por sus propiedades medicinales y como planta ornamental, pero que no lo ha sido por su potencialidad como alimento. 
Ese estudio, realizado en los estados occidentales de Venezuela, revela que el porcentaje de proteina de la almendra de esta especie se ubica entre 14 y 17 por ciento, contiene entre 52 y 58 por ciento de grasa, entre 23 y 14 por ciento de carbohidratos, de 3 a 5 por ciento de fibra cruda, 6 a 9 por ciento de humedad, y aporta entre 600 y 640 kilocalorías por cada 100 gramos. Concluyen que esta semilla posee una composición nutricional semejante al de los frutos secos avellanas, almendro, maní y nueces, por lo tanto constituye una alternativa nutricional sana, alternativa frente al elevado consumo de proteinas y grasas de origen animal. En consecuencia recomiendan su cultivo o plantación como árbol alimenticio. 

5 comentarios:

Jorge Alfonzo dijo...

Excelente reportaje !!
Nuestro futuro se puede leer alli !!

Eldys Lopez dijo...

Excelente.! Me trajo gratos recuerdos de mi querida Upata

Eldys Lopez dijo...

Excelente.! Me trajo gratos recuerdos de mi querida Upata

Eldys Lopez dijo...

Excelente!! Me trajo gratos recuerdos de mi querida Upata.

Eldys Lopez dijo...

Excelente!! Me trajo gratos recuerdos de mi querida Upata.