martes, 10 de julio de 2018

Intensas lluvias provocan temprana apertura de compuertas de Guri Caruachi y Macagua. Orinoco en máximos historicos de creciente comenzando julio

Luego de un año 2017 de intensas y continua lluvias el 2018 se ha mantenido como otro año de registros elevados de precipitaciones, con una temporada de sequía muy breve, que no afectó con intensidad el caudal de las corrientes fluviales ni provocó mayores impactos  negativos en la vegetación. Salvo durante la mitad de marzo y la primera semana de abril se produjeron algunos incendios forestales muy focalizados en pequeñas áreas del estado Bolívar y el descenso de nivel de los grandes ríos Guayaneses fue poco significativo
Abiertas las compuertas así se muestra el Caroní en Macagua
Como consecuencia de este suave verano el embalse de Guri para inicio de junio se aproximó rápidamente a su máximo volumen y después del 15 de junio hubo necesidad de iniciar el alivio de este cuerpo de agua, mediante la apertura de las compuertas de la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar de Guri, y la consecuente activación  de los aliviaderos de Caruachi y Macagua. (La cota máxima operativa de Guri es 271 metros sobre el nivel del mar).
Debido a esta anormal creciente del Caroní  los habitantes de las partes bajas inundables de San Félix y Puerto Ordaz comienzan a sentir las primeras secuelas generadas por apertura de compuertas de la red de embalses del río, igualmente las autoridades han declarado la Alerta Naranja ante la eventualidad de que para finales de julio y agosto tanto el Caroní como el Orinoco se acerquen a sus máximos históricos, con toda las consecuencias y riesgos que ello pueda implicar para las familias que habitan en las zonas inundables de Ciudad Guayana. De hecho tal como se evidencia en el video oficial de la Gobernación de Bolívar las autoridades están evaluando para esta segunda semana de julio la posibilidad de restringir el acceso de turistas a algunos miradores cercanos a la línea de costa de los parques La Llovizna y Cachamay. 
Orinoco podría superar los 17 metros con 60 centímetros 
aproximándose a su máximo histórico
El Orinoco en Ciudad Bolívar (Foto Archivo Personal)
En relación con el Orinoco hay que destacar que este río está en registros muy cercanos a sus máximos históricos, por ejemplo en Puerto Ayacucho para el 9 de julio de 2018 se ubica  en la cota 52 metros con 59 centímetros, 8 centímetros más que la cota máxima histórica para este día del año. Mientras que en Ciudad Bolívar el Orinoco estaba el 9 de julio en la cota 15 metros con 88 centímetros, creciendo en promedio diario 12 centímetros, y a solo 4 centímetros de su cota histórica máxima. Es decir si se mantiene una tendencia de crecimiento día entre 12 y 8 centímetros promedio para finales de julio el río podría superar fácilmente los 17 metros con 60 centímetros, un registro no muy lejano de su máximo histórico, lo cual obligaría a activar un plan intenso de contingencia ante el impacto que ello significaría para la población que habita en sus riberas, en toda la zona que va desde la confluencia del Río Padre con el Ventuari, con el Atabapo, el Guaviare, el Vichada, el Meta, los ríos del estado Apure, las zonas bajas de Caicara del Orinoco, Moitaco, Las Majadas, Santa Cruz del Orinoco, Soledad Ciudad Bolívar, Ciudad Guayana, los Barrancos de Fajardo, Barrancas del Orinoco y todo el Delta.  (Para más información actualizada pueden visualizar el boletín del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología INAMEH de Venezuela en la dirección Niveles del Orinoco


En este gráfico podemos observar el comportamiento del Orinoco en el 2018 hasta el 13 de julio del presente año. Este día alcanzó los 16,28 metros sobre el nivel del mar. Nótese como el nivel del 2018 en rojo coincide con la linea de crecimiento máximo del Orinoco en negro. El río está a solo 1,75 metros de su máximo histórico ocurrido y documentado en agosto de 1943. La última gran creciente del Orinoco se registró el 3 de agosto de 1976, hace 42 años, cuando alcanzó 18 metros con 3 centímetros y provocó fuerte inundaciones en toda la cuenca. Este año 2018 podría no llegar a este nivel debido a que los tributarios de la región de los Llanos no presentan caudales tan altos como los localizados al Sur de este imponente curso de agua, el tercero más caudaloso del mundo, solo superado por el Amazonas y el río Congo o Zaire. En todo caso el monitoreo a este principal curso de agua binacional está activado con fuerza por parte de los entes del Estado, y se hará aún más intenso en la medida en que el río siga aproximándose a sus cotas de peligro, más aún ante la eventualidad de que este año 2018 el Río Padre se  acerque o supere su máximo histórico, con todo su secuela de daños e impactos en las ciudades ribereñas, en las zonas de producción agropecuaria y en las comunidades indígenas que habitan en sus márgenes, en los estados Amazonas, Apure, Bolívar y Delta Amacuro. (Fuente de la información hidrológica del Orinoco INAMEH. Boletín Hidrológico)

No hay comentarios: